PRESUPUESTOS PARA LA DESIGUALDAD

 

Estos días asistimos al debate sobre el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2012 que han sido calificados por la totalidad de la oposición como injustos e ineficaces.

Son unos Presupuestos socialmente injustos porque van a provocar la desaparición de una significativa parte de las políticas sociales de este país a la vez que supondrán una merma de la calidad en los servicios públicos. Son  ineficaces,  porque la reducción de gasto e inversión pública va a provocar un fuerte incremento del paro y una mayor ralentización de nuestra maltrecha economía.

La derecha se escuda en la restricción de ingresos y en la deuda pública para propinar un durísimo golpe al papel del Estado como garante de la provisión de servicios públicos y seguro de equidad para la ciudadanía del país. La gestión de la crisis en manos del PP se convierte en la excusa perfecta para el desmantelamiento de las políticas públicas que se orientan hacia estos fines. Y así las restricciones presupuestarias se suman al desmontaje de las políticas de igualdad y a la  vulneración de derechos civiles que ya habían anunciado significativos miembros del Gobierno, como los ministros de Justicia o Educación desde los inicios de la Legislatura.

Por tanto, los presupuestos reducen todas las partidas que afectan directamente a la igualdad, incumpliendo el mandato de la vigente Ley de Igualdad para la acción transversal de las políticas públicas.

El Gobierno de Mariano Rajoy aplica un espectacular recorte -sin parangón en la historia democrática- en el presupuesto de servicios sociales y promoción social (-15,7%), en el de fomento del empleo (-21,3%), en el de educación (-21,9%, sin contar los 3.000 millones de euros anunciados por el Gobierno), en el de sanidad (-7%, sin contar los 7.000 millones de euros también anunciados), en el de vivienda (- 31,7%) o en el de investigación, desarrollo e innovación (-25,6%).

En lo que a presupuestos específicos en asuntos de Igualdad se refiere, cabe decir que lo más grave y preocupante es el recorte de Violencia de Género de más de un 21%. Se reducen en un 21, 3% las actuaciones para la prevención integral de la violencia de género, cuando se han producido en estos días asesinatos consecutivos por violencia de género.

Desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, se justifica que la reducción afecta a la “propaganda”; considerando como tal las campañas de prevención, que prácticamente desaparecen del presupuesto. Terrible error que va a invisibilizar el problema de la violencia de género y, lo que es peor, va a negar el derecho a la información de las víctimas sobre los recursos públicos que existen para su protección y apoyo.

El Gobierno del Presidente Rajoy ha iniciado el camino de debilitar el Instituto de la Mujer, primero haciéndolo desparecer de la estructura del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad como Dirección General específica, e incluyéndolo dentro de otra Dirección General: la Dirección General de Igualdad de Oportunidades. Ahora, haciéndolo objeto de un recorte presupuestario general del 9%, y específico del 15% para las ayudas a las asociaciones. Este recorte afecta directamente a la sociedad civil organizada y a la finalidad primordial del Instituto de la Mujer que, desde su constitución promueve y fomenta la plena participación de las mujeres en la vida política, cultural, económica y social.

En materia de empleo el recorte presupuestario es muy cuantioso porque los programas de empleo se reducen en un 58, 82%. Pero además, los programas de empleo eliminan la acción específica de inserción laboral para el empleo de las mujeres y la sustituyen por conciliación. De esta forma hacen del medio un fin, olvidando que la conciliación y la corresponsabilidad son estrategias para alcanzar la igualdad de oportunidades entre hombre y mujeres en el mundo laboral pero que no garantizan el acceso y permanencia de las mujeres en el empleo; condicionados por otros muchos factores que exceden a las necesidades de conciliación.

El conjunto de recortes presupuestarios que afectan directamente a las mujeres se completa con los recortes en Educación, donde se suprime el Plan Educa 3 de escuelas infantiles. Así como con el debilitamiento y, en gran medida desmantelamiento, del sistema de dependencia, con una reducción real del 18%, y no sólo del 6% como formalmente recoge el presupuesto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Por todo lo expuesto cabe concluir que estos presupuestos son claramente antisociales e involucionistas puesto que desprotegen a las mujeres víctimas de violencia de género y a sus hijos e hijas; ahogan a la sociedad civil organizada y dificultan la permanencia de las mujeres en el mundo laboral. Estos presupuestos y la reforma laboral certifican que el Gobierno del PP ha emprendido severas reformas políticas contra las mujeres, contra su independencia y su participación plena en la vida económica, laboral, política y social del país.

 

 Carmen Sanjurjo González

 

Publicado por enaccion en feminismo, política, sin categoria 1 Comentario

Responder a PRESUPUESTOS PARA LA DESIGUALDAD

  1. Amparo

    Está muy claro que vivimos un retroceso en los derechos de todas las mujeres,por favor no dejéis de luchar por ésta causa

     

Deja un comentario